Tradición, profesionalidad y la mejor materia prima. Nuestras señas de identidad se han mantenido intactas desde 1953. Valores transmitidos de padres a hijos y que han convertido a Confitería Santos en el emblema del hojaldre de Torrelavega. Un producto singular que elaboramos en el obrador de la calle Consolación 26 siguiendo la receta tradicional, bajo la atenta mirada de Luis Santos San Miguel, el personaje clave para entender este producto en nuestra ciudad.

En la actualidad, mantenemos intacto el espíritu de Confitería Santos. Lejos de conformarnos, hemos conjugado a la perfección tradición y modernidad para continuar siendo un referente en la comarca. El hojaldre de Santos está adherido de forma inmutable a la identidad de Torrelavega. Confitería Santos es Torrelavega. Así nos lo transmiten nuestros clientes. Para nosotros, no existe una recompensa mejor.